martes, 9 de abril de 2013

Vuelven los Hombres Locos:


Atención “mad maníacos”, este domingo pasado llegó por fin la sexta y penúltima temporada de “Mad Men”, con un doble episodio especial, así la cadena AMC consiguió llenar el vacío que ha dejado “The Walking Dead” los domingos por la noche. Se trata del comienzo del fin, ya que su creador Mathew Weiner aseguró ya hace un par de años que la serie constaría de siete temporadas y que tenía clarísimo cuál sería su final (me encanta que digan eso y que te dé la sensación de que será un final glorioso de una serie que te gusta tanto).

Esta serie sobre el mundo de la publicidad en los años sesenta nos ha dado grandes personajes, men and women, porque no veas con las mujeres de esta serie…. Nos ha ofrecido unos guiones sólidos con grandes posibilidades de tramas abiertas que a veces nunca han llegado a cerrarse, justo como pasa en la vida real. La ambientación de los sesenta (vestidos, estética, interpretación de los actores, etc.) resulta exquisita. Y nos ha dado momentos y situaciones normales de esa época que ahora resultan de quedarse con la boca abierta. Así podemos citar los 10 “mad moments”:

1) Peggy Olsen (primero la secretaria de Don Draper, el protagonista, luego convertida en toda una “working girl” del mundo creativo de la publicidad) a quien su ginecólogo le está realizando una exploración vaginal con un cigarrillo pegado en su labio inferior… Y que luego, cuando ésta le pide que quiere comenzar a utilizar la píldora, el profesional le lanza una frase sentenciadora: “ya veo, usted es de ese tipo de chicas…”

2)  Don y Betty, que por aquel entonces era la esposa de éste, están celebrando un picnic en Central Park junto a sus dos hijos; parece una escena de los antiguos anuncios de Coca-Cola, hasta que terminan, Betty se levanta y tira toda la basura por el césped sin ningún tipo de conciencia
cívica…

3)  El momento “gore”: la ocasional secretaria de la compañía Sterling/Cooper (Lois Sadler) atropellando el pie de un exitoso comercial con un cortacésped, dejando a gran parte de los invitados cubiertos de sangre a lo Carrie en el baile de fin de curso. Tras ese desconcertante momento, Joan (la super-pelirroja y super-voluptuosa veterana secretaria de la compañía) suelta la perla "Un minuto estás en la cima del mundo, y en el siguiente una secretaria mindungui te rebana el pie con un cortacésped".



4)  Peggy ganando peso misteriosamente en la primera temporada y dando a luz repentinamente en el “season finale”, sin que ella (¿?¿?¿) ni los espectadores supiéramos hasta ese momento que estaba embarazada. Los niños no volverán a venir de París para Peggy nunca más…

5)  Tras el parto de Peggy, tiene lugar un momento precioso pero espeluznante. Don la visita en la clínica y, sabiendo que un hijo ilegítimo puede arruinar su carrera, éste le escupe la frase "Esto nunca ocurrió. Te sorprenderías de cuántas cosas nunca ocurrieron".

6) Sally Draper (hija de Don y Betty), de diez años, se masturba en casa de un amigo del colegio donde se queda a dormir y el padre de éste la pilla y la lleva de vuelta a su casa. Betty (con su monísimo peinado a lo Doris Day) le dice que si lo vuelve a hacer le cortará los dedos…
7)  Betty, toda cabreada tras ser rechazada en un trabajo como modelo, coge un rifle y con un cigarro en la boca y vestida con un visillo blanco monísimo se pone a jugar al “Angry Birds” con las palomas del árbol del vecino.

8)  Peggy trabajando mano a mano con Don en una campaña sobre maletines acaba resultando una escena brillante y tremendamente bien escrita, donde se nos deja clara la extraña naturaleza de la relación entre estos dos personajes (que, por raro que parezca, nunca se han acostado juntos, probablemente debido a su admiración mutua).

Don: ¡Yo te doy dinero, tú me das ideas!
Peggy: Y tú nunca me das las gracias…
Don: Para eso sirve el dinero…

9)   La escena de cama de Salvatore Romano, gay en secreto (a voces), y su esposa. Ella se ha puesto sus mejores picardías para tener una anhelada noche de sexo, pasión y desenfreno, pero él, no está muy por la labor, claro… y se excusa diciendo que está muy preocupado por una campaña publicitaria en la que está trabajando, donde suena la canción “Bye Bye Birdie”, éste se pone a escenificar el anuncio con una pluma descarada incluso para los “naïves” años sesenta, ante la atónita mirada de su esposa, con la libido ahora ya por los suelos…

10)  Joan con su marido en la guerra, intentando practicar la abstinencia sexual, acaba sucumbiendo al encanto del plateado cabello de Roger Sterling, tras ser víctimas de un robo en la calle, con la adrenalina y la emoción del momento acaban teniendo sexo en público, en una tórrida escena que dará como fruto el ilegítimo hijo de Joan, que ésta hará pasar por legítimo.

      En la premiere de esta nueva temporada ha habido un salto temporal que nos sitúa ya de lleno en los años 70; no se nos dice en ningún momento, pero queda claro por el cambio de look de algunos personajes que ahora llevan barba o se han dejado crecer las patillas, muy a lo "Argo". Todos los personajes tienen su pequeño minuto de gloria en este episodio, pero hay que destacar los de Roger Sterling, a quien le han reservado unas líneas de guión cargadas de un humor bastante afilado, pero también el momento más emotivo del episodio.

      La verdad es que queremos seguir metidos en estas oficinas cargadas de humo, donde es mucho más fácil trabajar después de haberse bebido un par (de docenas) de whiskies.

David



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada